viernes, 5 de septiembre de 2008

Dormir en buena compañía



Después de haber recorrido un largo camino por los Pirineos, llegué a un pueblo de la provincia de Lérida, en Cataluña, y me dispuse a pernoctar.


Como era muy amante de la Naturaleza, montaba mi pequeña tienda de campaña en los mejores lugares para disfrutar de las maravillosas vistas y de un inigualable silencio, sólo interrumpido por el canto de los pájaros y de algún animal que se acercaba a curiosear


Hacía mucho frío, soplaba un viento helado propio de la época, en el mes de febrero, en pleno invierno.


Calenté un té, me preparé un buen bocadillo y me dispuse a dormir en un bosquecillo, al lado de un riachuelo.


-La musicalidad del fluir de las aguas me dormirá, pensé.


Me tapé con mi manta, me acurruqué y empecé a recordar todos los sitios que había recorrido por Europa, desde Alemania, pasando por Dinamarca, los Países Bajos, Francia, hasta llegar a ESpaña.


Al poco rato me quedé dormido.


Era ya de madrugada cuando sentí que me encontraba calentito, dormía muy feliz.


Sentía que mi manta se había transformado en una pieza de piel que me daba un agradable calor. Me acerqué un poco más y la manta latía, se estaba moviendo. Abrí los ojos y me percaté que un oso enorme se había acurrucado a mi lado en busca de calor.


Salté espantado y el oso, asustado por el escándalo que armé, salió a la carrera, se internó en el bosque y desapareció.


Yo, con el susto en el cuerpo, apenas pude conciliar el sueño, pensando que mi visitante podía regresar.


Pasado el tiempo, recuerdo esta anécdota como algo curioso que me sucedió, pero que pudo tener fatales consecuencias.

11 comentarios:

KLAU dijo...

JUAN HOLA ESTOY PROVISORIAMENTE SIN INTERNET Y AL MOMENTO A PUNTO DE ENTRAR A LA DENTISTA A SACARME UNA MUELA NO SIN ANTES AGRADECER QUE CADA DIA ESTAS ALLI CON UNA PALABRA DULCE PARA MI.

EN CUANTO FORMATEE LA MAQUINA ME PONGO AL DIA CON TODOS, CON MIS ESCRITOS, Y "MIS DEUDAS DEL CORAZON TAMBIEN"

BUEN FIN DE SEMANA Y GRACIAS
BESOS
MILES
KLAU ♥

Lau (Alma...) dijo...

Hola Juan.Qué lindo es viajar!y está bueno porque además de conocer lugares diferentes,cada viaje tiene sus anécdotas.
Enternece lo que contas sobre el oso, el pobrecito tenía frío y encima se austó de tu susto.Claro, menos mal que no se le dio por reaccionar mal.
Un saludo :)Seguiré pasando....

Juan dijo...

Klau

No te preocupes, cuando tengas todo ordenado en tu casita, te espero en mis blogs.

Siempre serás bien recibida.

Un abrazo

Juan dijo...

Lau

Efectivamente, viajar es una actividad muy provechosa y placentera. A mí me encanta, si fuera por mí estuviera viajando constantemente.

Respecto a la anécdota con el oso, tienes razón, el pobre animal estaba buscando calorcito solamente. La pena es que no nos pusimos de acuerdo antes, así ninguno de los dos se hubiera asustado.

Un abrazo

María Angélica dijo...

Buen relato... pobre osito, era tímido, menos mal que no reaccionó violento o no cuentas la historia.
Pasa por mi sitio a retirar un merecido premio.
Un abrazo.

Juan dijo...

María Angélica

Nosotros, los humanos, les hemos transmitido a los animales nuestra desconfianza.

¡Lo calentito que hubiéramos dormido toda la noche!

Juan dijo...

María Angélica

Nosotros, los humanos, les hemos transmitido a los animales nuestra desconfianza.

¡Lo calentito que hubiéramos dormido toda la noche!

La Morada dijo...

Que historia más sorprendente!! Y que miedo también!! o_O

Claro, si no hubieras sentido las palpitaciones, al rato te levantabas y el osito te tenía listo el desayuno ;) ja ja

De verdad que la naturaleza es algo preciOSO!!!

Un abrazo Juan!!

KLAU dijo...

LO CUENTAS TODO A TU MANERA UNICA QUE EN ESTA OCASION ME INSPIRA TERNURA.
EN MIS DEDOS LA ANECDOTA SE HUBIERA CONVERTIDO EN UNA SADICA MEZCLA DE HORROR Y RISAS__________________♥
MENOS MAL QUE NO TE PASO NADA !!!!


YA TENGO EL ORDENADOR "ARGENTINAMENTE ATADO CON ALAMBRE" ASI QUE SEGUIMOS ADELANTE

QUE TENGAMOS BUENA SEMANA
BESOS
KLAU ♥

Juan dijo...

La Morada

Por suerte no pasó nada, dormimos calentitos durante un tiempo, pero el idilio, al no ser consentido, duró poco. Jejeje.

La Naturaleza viva es maravillosa, es un gran regalo que nos ha sido dado, por lo que debemos cuidarloa y trtarla con sumo respeto.

Un abrazo

Juan dijo...

Klau

Me alegro que ya tengas en buen estado tu Pc, aunque sea "atado con alambres", lo importante es que nos podamos comunicar.

Tienes razón, cada historia se cuenta según el color del cristal con que se mira, según las experiencias personales y el cariz que uno quiera darle.

Un abrazo.