lunes, 13 de julio de 2009

Nada que perder (Cuento Zen)


Un abuelo que se había pasado toda su vida jugando a la lotería finalmente acertó al premio mayor, y como era su sueño desde niño todo el pueblo sabía que lo había logrado.


Cuando tuvo el cheque en su mano sintió una gran desilusión.


– ¿Qué le pasó abuelo, acaso no está contento de haber ganado?- aludía el notario. El abuelo lo miró medio desconcertado mientras pensaba... ¿y de qué me sirve el dinero ahora que soy un viejo?-


Cuando salió a la calle se encontró con su maestro de Zen. Cuando el abuelo le contó sus pesares, el maestro le dijo:


–No te preocupes, ahora que eres viejo no tienes nada que perder, excepto el premio de la lotería, por supuesto.
.-
Foto tomada de la Red

20 comentarios:

Shanty dijo...

Negatividad frente a optimismo. Gran diferencia.

Un abrazo.

Soñadora dijo...

Juan Antonio, es la ventaja de no aferrarse a las cosas materiales! Y disfrutar en cambio de una gran riqueza espiritual.
Besitos,

KarolinaB dijo...

Ola Juan!
Obrigada pela visita!
Tenho que colocar um tradutor no meu blog. Esqueci dessa vez.
Un abrazo

Karolina

mj dijo...

Nada del mundo material perderemos cuando la hora de abandonar esta vida nos llegue. Lo que somos, lo llevamos puesto...
Un abrazo amigo Juan Antonio
mj

María dijo...

Mil gracias por este bonito cuento ZEN, me encanta leerlos, porque invitan siempre a la reflexión, y en este caso, descubrimos que no nos hace felices lo material, sino que la felicidad está en nosotros mismos.

El era viejo, de todas formas, hay personas mayores que se sienten jóvenes, está en el espíritu de cada uno.

Nunca nos sentimos agusto con las cosas, cuando tenemos una, queremos otra, y así.

Debemos saborear los pequeños momentos, son los más importantes, pero sólo nos damos cuenta cuando la salud no la tenemos bien.

Gracias por haberme hecho reflexionar, y por haberme dejado expresarme libremente en tu blog.

Un beso amigo, y gracias por seguir.

La Gata Coqueta dijo...

El abuelo se sentía triste...

Lo material si es cierto que materia es, se viene desnudo y así nos vamos...

Pero su desencanto, tal vez a los jóvenes necesitados les sirviese de algo...

Y de ese modo la riqueza interior no sera ZEN, pero seria muy humanitaria.

Un abrazo y un hasta pronto!!

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Juan Antonio...

A veces los sueños se realizan demasiado tarde, tal vez sea mejor
no malgastar el tiempo en ilusiones vanas.

Abrazos.

Arnaud dijo...

Hi, thanks for the nice comment on my blog.
I think memory is the only thing the old man can lose

Shanti dijo...

Hola Juan...definitivamente hay gente que le gusta ver el vaso medio vacío

Te dejo abrazos y una sonrisa, estoy feliz de visitar a mis viejas amistades

maracuyá dijo...

Qué bonito cuento Juan Antonio...una lección de optimismo y actitud de vida.
Mientras estamos vivos hay que afrontarlo con lo mejor que tengamos en ese momento.

Sentirse muerto en vida, es la peor de las muertes.

Un abrazo grande, Juan

José Barroso dijo...

He llegado a tu blog por el de haidée ( Atalaya del pensamiento liberado) y tengo que decir que me ha sorprendido gratamente. respecto al cuento es bien cierto, cada momento y cada tiempo ha de disfrutarse como único y muchas veces ponemos nuestras miras en lo que vendrá o sucederá, solo para darnos cuenta que en relidad no era eso lo que queríamos. Lo obtenemos y ya estamos deseando otra cosa. Así la infelicidad prende en nuestras vidas.
Un saludo y me pasaré a menudo por aqui.

María Angélica dijo...

Espectacular la foto.
La historia te deja pensar y reflexionar....
Pasa por mi blog a recoger tu merecido Premio.
Cariños y bendiciones.

SEISITO dijo...

Hola chico simpatico, buen razonamiento no tener nada que perder a esas alturas de la vida.
Ya estoy con un poco de tiempo y me estoy poniendo al dia.
gracias por tu visita
cariños
Antonia

Cecilia dijo...

"Sólo poseemos lo que no podemos perder en un naufragio". Un gusto visitar tus blogs Juan, las fotos son bellísimas, los textos muy ricos. Te enlazo para que estemos cerca. Saludos!

Calvarian dijo...

Supongo que la lotería no podía arreglar nada. De todas formas se supone que si seguía jugando era porque quería el premio no???. Que negativo el anciano.

Bonita enseñanza.

P.d. Gracias por tu visita y tu comentario. Un saludo de un palentino en Benidorm jeje

Nerina Thomas dijo...

Sabes amigo, en mi programa comparto tus cuentos. Y te envío saludos desde aqui al aire.
www.lt8.com.ar internet
mail del programa: noche@lt8.com.ar
besossssssssss

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Bonito Texto, como todo lo que nos aportas, siempre desde la positividad y la esperanza.

Amigo, siempre un placer visitarte y llenarme de tu sabiduría.

Te dejo un relajante abrazo de luz para tu ser.

Beatriz

Julián Descamisado dijo...

Buenas noches ... me arrimo para hecharle un vistazo al blog y de paso invitar a que conzcan uno nuevo:

http://lacocinamolecular.blogspot.com

Agradeceria, desde yá, que lo visiten/ linkeen/ comenten/ aporten / demases cosas, etc .


Muchas gracias

Un abrazo grande

Lidia M. Domes dijo...

Así es, no nos llevaremos nada material, pero sí todo el Amor que dimos y recibimos, enriqueciendo nuestra alma.

Un abrazo!!!

Lidia

Julián Descamisado dijo...

Gracias juan antonio ... desde acá devolviendo el saludo.

En verdad le aportaste algo muy piola al post. La razón: la imperfección tecnica en mi proceder para linkear o colgar un video hizo que quedará huerfano el posteo del mismo.

Por eso mismo creó que estuvo "justo" tu intervención.

Saludos y un abrazo.

Julián