miércoles, 14 de octubre de 2009

Cuento Zen: La Luz y la Oscuridad


La oscuridad pensó que la luz le estaba robando mayor terreno cada día y entonces decidió ponerle un pleito.

Así lo hizo y llegó el día fijado para el juicio. La luz llegó a la sala antes de que llegara la oscuridad.

Allí estaba el juez y los respectivos abogados.

Esperaron y esperaron. La oscuridad estaba fuera de la sala, pero no se atrevió a entrar. Simplemente, no podía. Así que, pasado el tiempo, el juez falló a favor de la luz.

La luz es la Consciencia y Sabiduría; la oscuridad es inconsciencia y error.
Si desarrollas la consciencia, ¿cómo puede compartir el mismo espacio la inconsciencia? No puede, como no pudo la oscuridad entrar donde estaba la luz.
.
El Maestro dice: "La Luz es consciencia y sabiduría, en tanto que la oscuridad es ofuscación y estrechez de miras. Si te estableces en la sabiduría, ¿hay lugar para la ofuscación?

.

12 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Juan...

Maravilloso cuento, que nos hace reflexionar y decidir en que lugar debemos ubicarnos, para bien o para mal de nuestras vidas.

Saludos.

Malena dijo...

Mi querido Juan: ¡Ojalá en nuestras vidas, como en el cuento, brille esa luz que derrota a la oscuridad!

¿Cómo te encuentras corazón? Recé aquella noche por tu madre. Ya tienes un ángel en el cielo que te está protegiendo.

Mil besos y mil rosas.

Soñadora dijo...

Juan Antonio, en nuestro diario vivir vamos pasando de la luz a la oscuridad con mucha facilidad, pero si estamos conscientes de nuestra actitud podemos permanecer más tiempo en la luz.
Besitos,

Hada Saltarina dijo...

Son muy bonitos estos cuentos zen que nos transmites. Tienen mucha sabiduría "concentrada". La consciencia; hay que aprender a desarrollarla, desde luego que sí. Un muy fuerte abrazo, Juan Antonio, y feliz fin de semana

Malena dijo...

Mi querido amigo: Te deseo también a tí y a tu familia que esteis pasando un feliz fin de semana. Yo durante estos días me refugio con mi marido en la Costa Brava en contacto con la Naturaleza. Lo necesitamos.

Mil besos y mil rosas y gracias por acordarte de mí.

RECOMENZAR dijo...

Hermosotexto me llega hasta el alma no tengo hoy respuestas para poder escribir mas

Natacha dijo...

Intento que la luz siempre me acompañe, pero la oscuridad es silenciosa y escurridiza. A veces se cuela en mi vida...
Un beso, cielo
Natacha.

Lidia M. Domes dijo...

No, no hay lugar par otra cosa cuando la luz de la consciencia se establece...

Hermoso cuento!

Gracias Juan por compartirlo!

Un abrazo!!!

Lidia

mardelibertad dijo...

Bonito cuento Zen, donde siempre se enseña algo nuevo en el caminar de la vida
Besos

Nerina Thomas dijo...

La luz apaga la oscuridad, desaparece, le molesta tanto brillo.
hermoso Juan! como de costumbre. un abrazo

Aldhanax Swan dijo...

Juan, como siempre tus reflexiones son muy lindas.
Vivir en la luz, en el conocimiento, y tratar por todos los medios cada día de ser menos ignorantes es algo que debemos practicar siempre.
Besotes.

Nerina Thomas dijo...

leeré en tu nombre al aire, esta madrugada amigo, ya lo copio. Va un poeta de una localidad cercana, esta madrugada.
Así estás allí en "Compañeros de la noche". Sabemos que la distancia no existe, que la esencia está unida.
un abrazo