martes, 16 de noviembre de 2010

El Samurai y los tres gatos (Cuento zen)


El Samurai y los tres gatos


Un samurai tenia problemas a causa de un ratón que había decidido compartir su habitación. Alguien le dijo: Necesitas un gato. Buscó uno en el vecindario y lo encontró: era un gato impresionante, hermoso y fuerte. Pero el ratón era más listo que el gato y se burlaba de su fuerza.


El samurai adoptó un segundo gato, muy astuto. Desconfiado, el ratón solo aparecía cuando aquél se dormía.


Entonces le trajeron al samurai el gato de un templo zen.


Tenía aspecto distraído, era mediocre y parecía siempre soñoliento. El samurai pensó: no será éste el que me librará del ratón.


Sin embargo, el gato, siempre soñoliento e indiferente, pronto dejó de inspirar precauciones al ratón, que pasaba junto a él sin apenas hacerle caso. Un día, súbitamente, de un zarpazo, lo atrapó.




Por Taisen Deshimaru.
Del libro "La practica del zen".
Ediciones Kairos.

Foto tomada de Google

9 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Sí, la vida normalmente es sorprendente y cada individuo tiene algo que aportar aunque en apariencia pudiera no parecerlo así.
Un fuerte abrazo

Lidia M. Domes dijo...

Si, las cosas suelen ser diferentes a lo que se ve a simple vista...

El gato también meditaba? Dicen que al meditar se amplía la percepción!!!!

Un abrazo!!!!

LA CAJA DE ANBAIRO dijo...

¿Gato astuto... Ratón confiado?
Todo es mucho más profundo.
La paciencia es una virtud y la confianza a veces nos juega malas consecuencias.-
No se mide a las personas por su aspecto físico ni su fortaleza.
Muy profundo tu cuento de hoy que nos invita a la reflexión.-
Recibe mi abrazopoeta amigo

SEISITO dijo...

En la confianza esta el peligro, dice el dicho y las apariencias engañan.
Los cuentos zen son geniales,gracias por compartirlos con nosotros.
abrazos apretaditos para ti.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
Así es la vida, y sus vericuetos...

Saludos de J.M. Ojeda.
Buen fin de semana.

Soñadora dijo...

Muchas veces las apariencias engañan.
Besitos,

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Un cuento con moraleja, jaja. Me ha gustado mucho y la forma en que lo relatas. Un beso, Juan y disfruta del fin de semana.

Olga i Carles dijo...

Siempre existe la incognita y la sorpresa.





Grácias.
Un abrazo.

Rayén dijo...

Juan, hola!!

Aquí se puede apreciar con claridad que las apariencias engañan: un gato que parecia poco hábil j,j,j.

Fue un agrado leer este cuento.

Por tu creatividad y compañía quiero compartir contigo el Premio Sol Brillante.

Saludos cordiales y que tengas un buen fin de semana!!