jueves, 10 de marzo de 2011

Lágrimas en el cielo

Lágrimas en el cielo es una de las mejores canciones de Eric Clapton. La compuso a raíz de la muerte de su hijo de cuatro años, con la que expresa sus sentimientos por su falleciminto.

Mi amigo Andrés me ha contado apenado que invitó a un amigo suyo, el único que tiene, a poder alimentar un poquito su amistad a través del Skype, que es gratis, y que éste le respondió que no utilizaba ese medio. Andrés tenía la ilusión de poder alimentar esa amistad virtualmente, aunque fuera durante unos breves minutos de vez en cuando, ya que ambos se encuentran separados por miles de kilómetros y no hay otra forma de hacerlo. Bueno, sí la hay, a través de un medio más frío, que son los correos electrónicos.


Alimentemos el amor familiar o de amistad y las  relaciones interpersonales con gente que comparten con nosotros afectos, proyectos, ilusiones o ideales, expresando los sentimientos sin restricciones. Que no nos suceda lo que a mucha gente, que después de fallecer un familiar, amigo o conocido  se lamentan de no haberle expresado los sentimientos que tenían hacia esa persona, o de no haber aprovechado y compartido algún tiempo con ella, para no tener que arrepentirse y cantar la canción "Lágrimas en el cielo.

Si deseas ver el video de Eric Clapton, pincha en la dirección, por favor:

http://www.youtube.com/watch?v=DxegNmfPYmk.

Lo siento, no permiten bajarlo.

6 comentarios:

Nacida en África dijo...

Mi querido Juan Antonio: Tienes razón y es que debemos intensificar nuestras relaciones tanto de amistad como con nuestra familia no sea que cuando queramos arreglarlo sea ya demasiado tarde.

Brisas y besos.

Malena

Soñadora dijo...

Es verdad , cuan importante es actuar ahora, no cuando ya es demasiado tarde.
Besitos y buen fin de semana!

tia elsa dijo...

Es bueno reaccionar a tiempo, mientras nuestros seres queridos están en este mundo, depues ya es tarde. Besos tía Elsa.

La Gata Coqueta dijo...

Al descubrir la mañana se inicia un sendero de sueños donde el alma goza desnuda, al lado de la humildad. Y al reclinar la tarde, medita bajo la atenta mirada de la sensación reconfortada.

Soy un caminante que inicia el vuelo en busca de un sueño...

Viajando por el mundo, en cada uno de los pilares que se van forjando con el paso del tiempo llamados amistad.

Un día te conocí por obra del destino, percibiendo en el fondo de tus pupilas el mudo silencio de la soledad y el sentimiento ajenos a ti, para ser consolados con tus rimas en las horas de sombras inciertas.

Razón por la que descanso en los laureles de la colina del ruiseñor, al verme reflejada en el haz de luz que de tu alma vas desprendiendo...

Buen comienzo de semana!!

María del Carmen

PD/Una canción cargada de sentimientos que siempre la dejo para ese momento que por circunstancias tiene ese toque de melancolía...

Besos.

Oteaba Auer dijo...

Magnífica canción que como muchas de aquella época está cargada de mensajes de paz y amor.

Un abrazo

Aldhanax Swan dijo...

Qué linda reflexión, cuánto de sabio hay en tus palabras y cuánta razón lleva.
A decir te queiro y acercarse a la gente de forma cálida y real y no a través de medios que nos aislan en lugar de acercanos.
Un beso enorme.