viernes, 15 de agosto de 2008

No me mates, por favor



Dice el árbol en peligro inminente de ser talado:


Por favor, no me tales. Llevo tanto tiempo siendo parte del paisaje, acompañándoles en los fríos inviernos, proporcionándoles sombra en el verano; evitando la desertización, dándoles madera para construir sus casas y leña para calentarse con mis numerosas ramas que van cayendo.


No me mates, por favor, nosotros tenemos vida, sentimos los momentos de guerra y de paz, de frío intenso o de calor agobiante. Sentimos cuando nos tratan con cariño o cuando lo hacen con odio.


He sido cobijo para los pájaros que cuidan que sus plantaciones no sean devoradas por los insectos, he sido lugar de juegos de los niños y de descanso para los mayores.

Qué sería de la Tierra sin nosotros, todo aridez, sequía, lugar inhóspito, inhabitable.

Dense la oportunidad de vivir en armonía con la Pachamama y con ustedes mismos, como vivieron sus ancestros.


El leñador levantó el hacha avergonzado y se retiró, dándose cuenta de la importancia del reino vegetal en nuestro planeta.


¡Y el árbol respiró tranquilo!


4 comentarios:

Haideé Iglesias dijo...

El árbol sabe dar sin pedir nada a cambio... ya llegó... y nosotros llegaremos... Un cariñoso abrazo.

Ferina*izil* dijo...

Concorda comigo que o homem é o mais selvagem dos animais, ele tem o poder do pensamento, mas continua sendo cruel.
Abraços
Izil*Ferina*
*artesãdaspalavras*
:-)
Eu sou todas,
eu sou nenhuma....

Juan dijo...

Haideé

Los árboles lo dan todo y no piden nada a cambio, tal como dices.

Como no pueden defenderse, debemos hacer un frente común en su defensa los amantes de la Naturaleza, entre otros motivos, para salvaguardar la vida en la Pachamama.

Gracias, amiga, por pasar por aquí y dejar siempre la esencia de tu alma.

Saludos afectuosos.

Juan dijo...

Izil, efectivamente, el hombre es el más salvaje de los animales, pero pongamos nuestro granito de arena para tratar de humanizarlos un poco.

Afectuosamente te saludo