miércoles, 30 de marzo de 2011

Buenos y malos hábitos, indicadores de un estilo de vida

El ejercicio físico es un hábito saludable que nos proporciona múltiples beneficios.

Existe un mito que sólo usamos un 10% de nuestro cerebro. Realmente puede ser un mito, pero lo que sí está muy claro que desarrollamos muy poco toda la capacidad del mismo. Hay personas que por pereza mental no estudian la tabla de multilpicar, las capitales europeas o cualquier otro contenido que necesite de un mínimo esfuerzo. Sin embargo, otros pueden memorizar libros enteros y aplicar sus teorías, y estudiar unos temas complicados, no sólo por su capacidad de asimilación, sino también aplicando métodos apropiados.


La neurociencia estudia todas las funciones y composición del sistema nervioso, y también del cerebro. El ser humano posee una red neuronal asombrosamente extensa y millones de neuronas forman los hábitos. Si nosotros tenemos malos hábitos mermarán nuestra capacidad de desarrollo de nuestras capacidades físicas o intelectuales. Supongamos que tenemos el hábito de permanecer 14 horas acostados en un sillón viendo televisión, esto hará que nuestra condición física sea mala, con músculos atrofiados y grasas acumuladas en nuestro organismo, que harán que nos cansemos sólo al caminar o subir una pequeña cuesta y que nuestra mente se encuentre agotada para luego realizar ejercicios mentales.


Si nosotros tenemos el hábito de la lectura, del estudio, del ejercicio físico, etc,  permitirán que seamos más exitosos en nuestras relaciones interpersonales, en nuestro trabajo y en nuestro estado físico y mental. Depende de éstos para tener una vida más placentera, con mejores espectativas en nuestra vida profesional, laboral, familiar y de amistades


Cuando hay un hábito malo, enraízado en lo más profundo de nuestro ser, no es fácil extirparlo totalmente. Este es el caso del fumar, beber alcohol o tomar drogas, puesto que no sólo es un mal hábito, sino que son adicciones. En estos casos se requeriría ayuda médica. Pero en otros como el no leer, la vida sedentaria o hablar demasiado deprisa, nosotros podríamos sustituirlos por buenos hábitos.

Los malos hábitos son un signo de nuestro mal estilo de vida que muy posiblemente nos lleve al fracaso para conseguir todas nuestras metas en la vida

¿Y de qué forma podríamos cambiar un hábito malo por uno bueno? En la prósxima entrada lo voy a explicar.

5 comentarios:

Ligia dijo...

Tienes razón, hay que corregir los malos hábitos. Espero el siguiente para saber tu opinión. Abrazos

Nacida en África dijo...

Mi querido JUan Antonio: Hay malos hábitos o malas costumbres que pueden ser bien vistas según las culturas. Espero tu siguiente entrada para ver como se pueden lograr esos cambios.

Brisas y besos.

Malena

Sailor© dijo...

Querido amigo creo que en los últimos meses no tengo buenos hábitos... creo que estoy en un proceso de crear un nuevo estilo de vida. Excelente entrada me gusto mucho. gracias por compartirla!

Abrazos!

Geni dijo...

Interesante tu entrada,estoy de acuerdo contigo.
Espero tu nueva entrada con impaciencia.
Un beso muy grande mi querido amigo.

Juan dijo...

Ligia, Malena, Sailor, Geni.

Hay hábitos maravillosos como es el visitar a nuestros amigos blogueros y mejor si se les deja un comentario.
Otros buenos también son contestar a éstos; por lo tanto, no contestarlos es un mal hábito, por lo que expresso un mea culpa.

Un abrazo.