jueves, 3 de mayo de 2012

Cierra tus oídos




Eran un anciano y un niño que viajaban con un burro. Caminaban al lado del jumento cuando atravesaban un pueblo. Un grupo de niños se rió de ellos gritando:

- ¡Mirad qué par de tontos! De manera que tienen un burro y van los dos andando. Por lo menos el viejo podria subirse a él. Entonces el anciano se subió al burro y ambos siguieron la marcha. Al pasar otro pueblo, algunas personas se indignaron al ver al viejo sobre el burro y dijeron:

- Parece mentira. El viejo cómodamente sentado en el burro y el pobre niño caminando. Viejo y niño intercambiaron sus puestos. Al llegar a la siguiente aldea, la gente comentó:

- ¡Esto sí que es intolerable! El muchacho sentado en el burro y el pobre anciano caminando a su lado. Puestas así las cosas, el viejo y el niño se subieron al burro. Poco después venían un grupo de campesinos por el camino. Les vieron y les dijeron:

- ¡Es vergonzoso lo que hacéis! Vais a reventar al pobre animal. El viejo y el niño tomaron la determinación de cargar al burro sobre sus hombros, pero entonces la gente se mofó de ellos diciéndoles:

- Nunca vimos una gente tan boba. Tienen un burro y en lugar de montarlo, lo llevan a cuestas. De repente el burro se revolvió con fuerza y se desplomó a un barranco, hallando la muerte. El viejo, súbitamente, instruyó al muchacho:

- Querido mío, si escuchas las opiniones de los demás y les haces caso, acabarás más muerto que este burro. ¿Sabes lo que te digo? Cierra tus oídos a la opinión ajena. Que lo que los demás dicen te sea indiferente. Escucha únicamente la voz de tu corazón.


6 comentarios:

mj dijo...

Es así Juan, dejarse llevar por opiniones ajenas es vivir fuera de nosotros.
Un abrazo enorme, se te extraña un montón.

Maximiliano Brasla dijo...

Me encanto!

http://transitandorecuerdos.blogspot.com/

Si quieres entra es un blog mío en donde escribo, y quisiera saber tu opinion. Desde ya muchas gracias.

tia elsa dijo...

Conozco este cuento y es tan sabio, siempre la gente habla, hagas lo que hagas, por eso mi abuela decía "no somos monedita de oro para gustarle a todo el mundo". Besos tía Elsa.

Carolina dijo...

Hola Juan, que tal?! interesante moraleja con la que coincido plenamente, hacer lo que el corazon diga, ahi esta la pura verdad.
Un abrazo.

Soñadora dijo...

Hola Juan Antonio, tras largo tiempo fuera de la blogósfera estoy de regreso y vine a visitarte.
Qué difícil resulta prestar oidos al resto e intentar complacer a todos no? Habrá que hacerle caso a nuestra voz interior que suele ser la que tiene razón!
Un besito,

Maricruz Díaz Llerena dijo...

Saludos Juan Antonio, he paseado un poco por tus blogs, impresionada por la belleza de las imágenes, y por sobre todo lo que dejan saber de tu alma tus letras, te felicito.
Te invito a los míos por si te apetece. Un abrazo fraterno desde Perú.

Maricruz Díaz