lunes, 27 de abril de 2009

Tenemos dos opciones: Aceptar y luchar o amargarnos, ¿cuál eliges?


Estuve acomodando leña y me clavé una astilla insigificante. Traté de extraerla, pero no pude, me fue imposible, pues estaba clavada muy profundamente. Pensé que más tarde lo haría, quería terminar el trabajo para irme a duchar, luego cenaría y me dispondría a escuchar música o a leer algún libro interesante.
.
Así lo hice, pero me olvidé del resto de astilla que se me había clavado. Más tarde me acosté y me empezó a latir el dedo con un cierto dolorcillo. Pensé que por la mañana me lo quitaría sin falta.
.
A los pocos minutos ya el dolor era considerable. Me encontraba inquieto y no podía conciliar el sueño. No pasaron muchos minutos y parecía que se me iba a estallar el dedo.
.
Me levanté con prontitud, tomé un alfiler, lo esterilicé y lo introduje con cuidado en el lugar donde se enconraba el pequeño cuerpo extraño y conseguí extraerlo. De repente me encontré aliviado, sin molestias. Me lavé el dedo con agua y jabón y me apliqué un antiséptico y me fui a la cama donde me quedé dormido al instante plácidamente.
Este hecho me hizo reflexionar y compararlo con los problemas que se le presentan a uno y la forma de afrontarlos.
.
Tal como sucedió con la astilla, si se dejan sin solucionar cada vez va emporando nuestra estabilidad y equilibrio emocional.
Cuando tengamos un conflicto lo hemos de analizar, buscar la mejor solución y llevarla a cabo lo antes posible.
.
La mayor parte de las veces los problemas que surgen no son difíciles de solucionar, sólo falta decisión y voluntad de hacerlo. Y en caso de postergarlos, cada vez se van emponzoñando hasta que se hace imposible convivir con ellos. Al final, terminaremos por afrontarlos y solucionarlos. Pero, ¿para qué esperar a que se agraven, si los podemos arreglar desde el principio?
.
Otras veces nos preocupamos de algo que finalmente no se produce. Entonces, ¿para qué adelantarnos a los acontecimientos?
.
Nosotros podemos vivir con tranquilidad de mente y de espíritu, si vivimos el aquí y el ahora, disfrutando de todo lo que nos ofrece la Naturaleza y valorando todo lo que tenemos. ¿Para qué preocuparnos de lo que carecemos? Muchas veces eso es mucho menos determinante que lo que realmente poseemos.
.
Es hermosa la vida si la sabemos vivir. Levantarnos con optimismo, con buenos pensamientos, con una reflexión, disfrutando de todo lo que vemos, lo que hacemos, de la compañía de los que nos rodean. Todo eso ayuda a pasar el día con más alegría y provecho.
.
Nadie duda que hay problemas, que se pasa por una crisis, pero si la afrontamos con buen ánimo lo pasaremos mejor. Es importante estar ocupados, pues una mente inactiva es proclive a buscar los problemas y magnificarlos.
.
Además, nosotros tenemos dos opciones, el aceptar y luchar, o amargarnos y mirar para otra parte.
.
¿Qué eliges tú?
.
Foto tomada de la red.
.

28 comentarios:

Geni dijo...

Estoy de acuerdo contigo los problemas es mejor afrontarlo de frente, buenos consejos nos das, tu sabiduría es infinita.
Un beso querido Juan.

Soñadora dijo...

Definitivamente elijo aceptar y luchar, y sobre todo vivir el presente!
Besitos,

T and S dijo...

I prefer to get to the bottom of the problem and sort it out else I will never get sleep.

Nerina Thomas dijo...

Afrontarlos sin duda amigo.
Yo ya no tengo problemas Juan, tan sólo inconvenientes y todos ellos tienen solución.
He aprendido a vivir. Menos mal te digo.
Nada ni nadie va a sacarme del eje, es una cuestión de actitud.
Me alegra que la buba ya haya pasado.
mi cariño para ti

Natacha dijo...

Yo creo que cada situación requiere una actitud distinta... luchar, si, cuando es posible ganar... si no es posible ganar, mejor aceptar...
Un beso, cielo.
Natacha.

mj dijo...

Todo pasa por ocuparse no por preocuparse, y la voluntad es esencial. Totalmente de acuerdo contigo en esta reflexión. Elijo ocuparme de lo que pueda surgir, si está dentro de mis posibilidades. Pero siempre ocuparme...
Un saludo Juan
mj

Caballero Guardian dijo...

Sus palabras son muy agradecidas y leidas con mucho placer.

Un simple gracias cargado de mucha sinceridad .

Hada Saltarina dijo...

¿Sabes? Me parece que no me paré aquí hoy por casualidad. Gracias y un fuerte abrazo

SEISITO dijo...

Exelente reflexion, es verdad a los problemas hay que solucionarlos ya, sino te clava y te clava la mente,tambien se recominda enumerarlos y escribirlos en un cuaderno, y luego analizarlos, para ver cual es el mas grave de todos y cual seria la solucion posible, a veces la solucion es facil,como por ejemplo: basta con una simple conversacion y arreglas el problema.
Ya me voy, un abrazo amigo

Claudia Sánchez dijo...

"No existe ningún problema que no te aporte simultáneamente un don. Buscas los problemas porque necesitas sus dones." - R.Bach-

Saludos Juan!

Lidia M. Domes dijo...

Si, Juan!

Afrontar los problemas cuando surgen nos facilita la Vida!!!

Abrazos,

Lidia

Malena dijo...

Me ha encantado leer tu reflexión, Juan Antonio, porque está llena de razón. ¡Cuántas veces nos complicamos la vida por culpa nuestra! Y es que a veces, damos una importancia enorme a cosas que no la tienen.

Debemos solucionar los problemas a medida que van surgiendo para que no se infecten en nuestra alma y cuanto antes aprendamos, mejor.

Gracias por esta sabia reflexión.

Besos y rosas.

T3Mo dijo...

Siempre esta la opción de amargarse y aportar, soy un fanatico del humor negro, pero mas del progreso... a veces el optimismo es una escala dificil para nosotros, pero siempre esta la diferencia entre el construir y destruir

haideé dijo...

No siempre es así, en ocasiones las respuestas parecen haber dasaparecido y es necesario dejar que pase el tiempo, y lo que parecía una perdida de tiempo o dejadez, o incluso miedo, al final era sólo la respuesta que tenía que aparecer en su oportuno momento... La verdad... ¿qué es la vedad?
En ocasiones es necesaria la aceptación, en otras lo será la resolución, en otras...
Un cariñoso abrazo

Y lamento tu caída, aunque si te preguntas el por qué seguro que aparece una respuesta...

Mar y ella dijo...

Opte por luchar y en eso estoy aunque a veces las ganas de rendirme se asoman....

Mariella

Elsis dijo...

Querido amigo, yo prefiero aceptar y luchar.
Jamás me apeno por lo que me falta, disfruto al máximo lo que tengo, la hermosura que me rodea, mi familia y mis amigos, y vivo cada día como si fuera el último.
Creo que esta es la fórmula perfecta para ser feliz.

Un fuerte abrazo!

mardelibertad dijo...

Yo eligo luchar
Besos

María dijo...

¿Y cuándo no se tienen fuerzas para afrontar los problemas que se puede hacer?

Todos eligiríamos aceptar y luchar, pero no siempre es posible elegir, y no nos queda más remedio que cobijarnos en nuestro mundo interior con nuestras preocupaciones, nuestras sombras, nuestros problemas.

Es fácil decir, aceptar los problemas, lo dificil es estar en ellos.

Todos tus posts son de gran ayuda, Juan, muchas gracias, y muchos besos.

Mayela Bou dijo...

Hola Juan Antonio!
Es un gusto saludarte, he estado un poco ausente pero siempre vengo a buscar tu blog, es como un oasis dentro de toda la sequía del mundo.
Definitivamente los problemas son necesarios para crecer en espíritu, pero también es necesario saber canalizarlos, saber afrontarlos, y sobre todo aprender de ellos.
Un beso mi buen amigo!

mara y cuyá dijo...

Luchar, luchar siempre...no hay mal que dure cien años...pero si te esfuerzas en solucionarlo antes, mejor!!! Podrás disfrutar más pronto de todo lo hermoso que tiene la vida...y que si no lo tomas, lo pierdes.

Hermosa entrada Juan.

un abrazo graaaaaande

La Gata Coqueta dijo...

Luchar por supuesto y hacia a delante.

Si ya te encoges de mano te lleva la corriente y eso nunca, la vida en si es una lucha continua, lo que no entiendo que haya personas que no sepan vivir el día a día en todo su contenido y se esconden la cabeza como la avestruz tomando cosas para engañarse a ellos mismos creando su propia destrucción.

Con lo lindo que es ver un día nacer los pájaros trinar contemplar el colorido de las flores y un sin fin de pequeñas cosas que te hacen sentir vivo y feliz.

La foto que has puesto en la entrada que no me acuerdo como se llaman, tenemos bastantes allí y con paciencia hago una mermelada sin ninguna pepita claro, que es una gloria para el paladar.

Luego hay otros que también los tenemos que dan un liquido del color del vino tinto esos los uso para los postres de acompañamiento metiéndolos a última hora en el horno.

Vengo aquí y siempre me engancho con algo de la Reina de los vientos...

Un abrazo amigo de esta que te escribe.

Shanty dijo...

Ni lo dudo: Elijo aceptar y luchar. Amargarse es para los que creen que no hay salidas. ¡Y sí las hay!

Besos.

Elsis dijo...

Querido amigo, pasé a saludarte, espero que estés bien.

Un fuerte abrazo!

Adrisol dijo...

y, sí..........decido actuar y luchar, sin lugar a dudas!!!!!

te dejo un fuerte abrazo,amigo

Shanti dijo...

Juan amigo querido reaparecí!!!! gracias por no olvidarme
Interesante tu narración y mucho mejor el simil...y definitivamente mi manera de ser es la de ocuparme en vez de pre-ocuparme.
Te dejo abrazos Juan

Catalina Zentner dijo...

Estoy eligiendo, Juan, y la opción es seguir adelante, aunque no sea fácil.

Abrazos,

KarolinaB dijo...

Olá Juan!
Lutar sempre é o melhor caminho. Não importa a gravidade do problema.
Vim desejar um bom final de semana.

Un abrazo

Ŧirє dijo...

me gustan tus cuentos amigo.....
o tus metaforas como esta...
sin duda la vuida es asi..
todo lo que no se extrae ...acaba emponzoñandose...
las astillas hay que sacarlas....al menos mientras se pueda...
si se als deja...acaban mimetizandose con la piel...y ya es imposible...lo digo por experiencia....

un abrazo juan...un placer leerte